Brindo una vez más

12 mar. 2015

Los ves ahí, únicos, hermosos, brillantes; seres que amás y admirás profundamente; tu apoyo en esta vida que a veces es tan solitaria. Ellos, tus amigos del alma, cada uno por su lado haciéndose mierda; sabiendo cuán necesario es que paren, pero aún sintiendo la inmortalidad de la adolescencia. Eso los hace aún más bellos, ese creer que a ellos no, aunque una voz les diga que sí. Porque la vida, el estar vivos, es eso. Lo otro no es vida y la muerte es otra cosa. Perdedores hermosos, apostando la vida en una carrera perdida, porque sino, no son ellos.



0 opiniones, saludos, etc :