Onírica Comunicación

20 mar. 2017

Anoche soñé con un amigo con el que hace tiempo que no hablo y con quien tuve las mejores charlas de los últimos años. Mientras terminaba de despabilarme en la cama, intentaba recordar, con muy poco éxito, qué había pasado en el sueño. Sólo me quedaban sensaciones y fragmentos de secuencias, y la certeza inexorable de haberme comunicado con él y que me dijera que lo lamentaba mucho, pero que no podía volver a verme. Sin darme cuenta, empecé a llorar. Entonces, lo supe: me estaba por venir.

0 opiniones, saludos, etc :