Mecánica de la memoria

20 may. 2015

Es raro cuando alguien te ama. Digo amor, como en un novio. Es raro encontrar en el pasado esas palabras, observar las relaciones lejanas ya, saber que alguien sintió por vos tantas cosas y no entender cómo ni por qué. En cierta manera, reconocer los fracasos (por los motivos que fueran), duele un poco.

No importa el presente cuando estás de viaje por los recuerdos. Ellos son tu presente durante un rato. La sucesión de imágenes almacenadas, pequeños clips mudos, diálogos archivados aparte. Por mi cabeza, pasan las cosas como si fuera una película o la vida de alguien más. Recordar qué se sentía el amor de esa persona sobre uno (amor que caía dentro de los huesos o al límite de la indiferencia); mi manera de reaccionar, de tratarlos; cuántas cosas aguantaba y hacía aguantar; la vez que agarré de la cintura a mi próximo novio, mientras el actual me daba la mano y los tres nos despedíamos...

No importaba nada, sólo sentir. Y después, ¿qué pasó con todo eso cuando no hubo escape?. Se me eriza la piel y, de repente, toda la calidez de mis recuerdos se estrella contra el nudo de mi garganta. Caen pedazos de felicidad por todas partes y vuelvo al ahora. La vida sigue otra vez. No sé cómo, te juro.

0 opiniones, saludos, etc :